Fotos gay

Videos Gay

Jovenes Gay

Sexo gay

Oral gay. Fotos de sexo gay totalmente gratis. El mejor sexo gay lo podrás encontrar aquí. Miles de fotos y videos gay gratis

 

MAS FOTOS....? ENTRA

 

VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL DE SEXO GRATIS GAY

MI PAPÁ Y SU AMIGO Juan lo penetraba más fuerte y a mayor ritmo, en cada bombeo hacía gritar a papá, teniendo toda su pija dentro del culo de mi padre, quien no tardó en acabar manchando el colchón

 

 

Hola a todos, me llamo Fabio y soy de Tucumán, Argentina; lo que les contaré es un hecho real, tal como fue y lo viví, que sucedió hace varios meses. Me calentó como nunca antes en mi vida. Por eso lo cuento aquí ya que a nadie le mencioné jamás.

Hace 2 años vivía con mi madre y mi padre (no tengo hermanos). Su relación venía degradándose mucho antes que yo empezara el secundario y cuando papá se quedó sin trabajo los problemas económicos terminaron separándolos. En fin, mamá, que es ingeniera, había conseguido un trabajo muy bueno en Buenos Aires, por lo que decidió radicarse allí. Pronto encontró una pareja y me dijo si quería vivir con ella. Yo aquí empezaba la facultad, tenía mi novia y amigos, decidí quedarme con papá, para visitarla solo en vacaciones. La relación con mi padre es muy buena, siempre fue mi ídolo y referente de masculinidad, mi compañero y consejero.

Luego que mamá partió él cambió mucho, ahora se arregla, compra ropa, etc. El nuevo trabajo que papá había conseguido le cambió la vida estaba muy contento, e hizo nuevos amigos. Lo que me parecía raro era que no tuviera ni una sospecha de alguna mujer en su vida; porque papá para tener 45 años estaba muy bien, era alto, pelo negro sin canas, tez blanca y ojos verdes, no tenía panza, y además jugaba al fútbol y salía a correr.

Hace unos 7 meses, un viernes yo llegaba de la calle, siempre estaba fuera de casa. Papá se encontraba en un asado con 3 amigos, había 2 que eran los hombres típicos de su edad panzones, calvos y muy simpáticos, el otro era un tipo bastante callado y me llamó la atención su cara de no sé... "yo me cojo todo", no se privó de mirarme de pies a cabeza deteniéndose en mi culo y bulto muchas veces. Era alto y con una espalda muy marcada, piel blanca y algo de canas, alguna panza y un corte de pelo tipo militar, eso parecía: un milico degenerado. Juan era su nombre.

Ese día pasó y los asados siguieron con más frecuencia, casi todos los sábados; estaban siempre esos 3 amigos de papá a veces otros, pero siempre Juan. A veces cuando yo llegaba no me saludaba solo me miraba con una expresión..., no se como pensando "mira el pendejo, a este me lo cojo". Nunca me trató con educación me miraba siempre con una sonrisa sugerente, y me hacía enojar y sentir incómodo, a veces lo miraba para saludarlo y disimuladamente se agarraba el bulto, pasaba muchos segundos hasta que decía solo: Hola. Obviamente sin que papá se diera cuenta.

Ese sábado del hecho era el cumpleaños de papá, el asado era muy importante con música fuerte, mucho alcohol e invitados compañeros de trabajo. Yo decidí salir, no hay sábado que me queda en casa, una también porque quería que papá se divirtiera, y otra porque no soportaba a Juan. Los sábados yo salía con mis amigos, al bar luego a la disco y después a seguir bebiendo en la plaza o bien, me iba a la casa de mi novia a echar uno. El caso es que volvía como a las 9 AM, y me levantaba los domingos hasta la tarde. El día del cumple de papá salí de la disco como a las 4 AM porque una barra amenazaba con golpearnos a mis amigos y a mi, tuve que volver antes y estaba algo borracho.

Llego a casa y abro el portón de enfrente, noté que la musica seguía algo fuerte por lo que pensé que todavía estaban los invitados. Camino hasta la puerta y me dirijo a una pequeña ventana junto al hall donde guardábamos una llave para entrar.

Al asomarme vi inmediatamente el patio, que era lo único que estaba iluminado, a través de esta ventana se llegaba a ver el patio que estaba en línea recta a unos metros. En el patio se encontraban papá y Juan solos, la mesa estaba llena de botellas y platos, la fiesta había terminado. Metí la mano para alcanzar la llave, la tomé y cuando me dirigía a abrir la puerta algo me detuvo, la escena que vi era algo extraña. Volví a ver. Papá estaba sentado, y Juan a su costado (muy junto) de pie. De esta forma yo veía a Juan de espaldas y el perfil de mi padre sentado en una silla detrás de él. Primero pensé que le estaba acercando algún trago, pero la escena tenía algo raro, papá no hablaba y miraba fijamente a su amigo tenía los ojos rojos, este puede que hablara, pero yo solo, lo veía de espaldas, era un tipo muy grandote, evidentemente los dos estaban muy borrachos.

El corazón me empezó a latir rápido, cuando vi que papá bajaba la mirada directamente al bulto de su amigo. Mi pulso aceleró más, cuando vi que Juan se inclina un poco y toma de la mano a papá y la lleva hacia su bragueta, en ese momento me escondí aún más aunque solo el patio estaba iluminado, esto me impresionó mucho, no me parecía estar viendo bien. Papá estaba tocando el pene de su amigo. A continuación el corazón me da un vuelco: Juan toma de la cabeza a papá tirándolo del pelo y la acerca a su bragueta y con la otra mano se desprendía el jeans. En un principio papá se dejó llevar, parecía que le iba a dar una mamada, pero luego echó la cabeza hacia atrás, Juan insistía tomándolo del cuello.

Estuvieron unos minutos así y vi que papá se paraba y se servía un trago, Juan agarró una botella de vodka me pareció, y tomaba largos tragos, en ese momento al darse la vuelta vi que este tenía desabrochado el pantalón, esto me causó muchísima impresión y confusión. Bebían sin hablar, luego de unos momentos papá entra a casa y se dirige a su dormitorio, seguido por Juan con la botella, pero antes de ir sube el volumen de la música. Mis sensaciones eran diferentes, no se..., estaba paralizado con una mezcla de horror y calentura increíbles, tenía una erección durísima. Estuve así unos minutos, no sabía si entrar o irme al carajo, pero la calentura me llevo a seguir espiando.

Tomé la llave y entré con un máximo de silencio que hasta me quité los zapatos, aún sabiendo que con el volumen de la musica y su borrachera no me escucharían jamás. Me dirigí al pasillo, al final de este estaba la habitación de papá, estaba iluminada, de repente mi corazón casi se para al ver que cuando me acercaba desde adentro del cuarto, la puerta es cerrada con un fuerte empujón, rebota y queda abierta unos centímetros. Me acerqué con miedo y recaliente a espiar. Lo que vi me puso a temblar. Mi perspectiva era perfecta y la luz era solo la de la lámpara de noche. Papá estaba sentado en el borde inferior de la cama, sin camisa y descalzo solo con unos jeans, parecía muy excitado. Juan estaba parado frente a él con una remera blanca y unos slips blancos viejos, sostenía la botella de la que bebía cada tanto. Este tomaba del cuello a papá y hacía que la cara de este se hundiera en un gran bulto, su tamaño me causó impresión.

Papá abría la boca, se respiraba el olor del pene. Juan toma su slip y lo baja para liberar una pija grande semierecta con muchísimos vellos y unos huevos muy grandes, papá sigue el juego y le baja el slip hasta las rodillas. Juan toma de la base su falo y lo recorría por la cara de papá, en su nariz sus pómulos, este quería metérselo en la boca, pero el otro le escapaba corriendo su falo o moviendo su cadera para atrás, Juan tenía una expresión tan erótica es difícil de explicar, sus actos no tenían una ansiedad de inexpertos, lo hacían como un juego lento, pero muy morboso.

Finalmente papá come prácticamente el falo ahora completamente erecto, era grande, pero dentro de lo grande normal, lo que si impresionaba era su cabeza, parecía como una gran bola roja. Yo temblaba de la calentura. Juan murmuraba: "chupa, chupa", mientras gemía cada vez más fuerte. Mi padre no lograba meter el falo completo en su boca lo toma de su base, apretaba en las ingles de su amigo y bajaba luego a sus testículos, también enredaba sus dedos en el espeso vello púbico que se extendía hasta casi las rodillas por la cara interna de los muslos, y hacia arriba ocupaban todo el vientre. Las piernas de Juan eran musculosas y con curvas, su culo era redondo y todo cubierto de pelo.

La mamada era ahora más agresiva, la hacía a la perfección, sus labios se deslizaban suavemente lo más lejos que podían, a veces se detenía para succionar un poco, mamaba con fuerza ya que escuchaba los ruiditos, esto me confundía tanto, con una caricias en las nalgas y masajes en las zonas más sensibles. Papá era experto. Luego parece que este cansa sus mandíbulas y empieza a pasar su lengua desde el bajo vientre hasta llegar al glande donde succionaba en el orificio, luego sus testículos; Juan levanta una pierna y papá la lame lentamente en la cara interna de los muslos. Vuelve a meter el falo en su boca y la respiración de Juan se acelera, pegaba gritos y lo agarraba fuertemente del cabello. Luego veo que papá se separa y de su boca caían goterones de leche, el otro se masturbaba para sacar las últimas cantidades.

Terminan y Juan empuja a papá de los hombros y lo acuesta entregándole la botella a mi padre, este toma la última cantidad y la arroja a un costado, Juan se quita la remera y veo un pecho muy peludo, la línea de vellos no se interrumpían desde los pezones hasta casi las rodillas. A diferencia de mi padre casi lampiño y algo más moreno. Juan se arrodilla en el borde de la cama y empieza a desabrochar los pantalones de papá. Lo desnuda. Mi padre tenía un pene convencional, pero algo más ancho, exactamente igual al mío. Pero no tenía muchos pelos. Juan comienza a masturbarlo fuertemente, y levanta las piernas flexionándolas, para luego mojar dos de sus dedos y masajearle el ano. Lo quería penetrar. Veo que este hunde sus dedos y lo penetra, mi padre en ese momento se quejó y cerró los ojos. El falo de Juan estaba erecto otra vez, este se acerca más a las piernas de papá y deja de masturbarlo para ponerlo en posición, toma sus piernas y las levanta en el aire, las apoya en sus hombros. Yo no podía digerir el erotismo del momento.

Papá toma sus piernas, las lleva hasta casi sus hombros y las abre aún más. Juan toma la cabeza de su falo y hace presión sobre el ano de papá, yo veía todos los detalles. Este empieza a poner una cara de dolor, y a dar pequeños gritos, Juan se iba inclinando más hacia delante, noté que hacía una fuerza impresionante, mientras escupía en su mano para lubricar la cabezota de su pene, luego veo que la resistencia que oponía el ano, a la entrada de la cabeza de repente se quiebra y entra fácil y rápidamente, medio falo desaparece dentro de mi padre, el impulso hace que Juan se caiga para adelante y apoye su peso en una pierna de papá que la lleva hasta casi tocar su hombro con la rodilla, la cara de papá, con los ojos cerrados era de un dolor y un placer intenso, la de Juan era de puro placer. Empezó el bombeo, era delicioso lento, pero aumentaba su velocidad poco a poco; no podía creer que el ano del hombre pudiera albergar tanta carne, no creía que dos hombres podían tener sexo en serio.

Luego de un momento era un poco difícil para Juan introducir su pene entero, justamente mi padre le pedía eso. Entonces mueve su cadera hacia atrás. Y empieza a sacar su falo poco a poco (creo podía medir 20cms.) Al sacar la cabeza del pene escuché el sonido como al destapar algo, el ano de papá estaba totalmente abierto. Papá baja sus piernas, tenía la cara roja del esfuerzo, murmuran algo, y Juan levanta un poco a su amigo y lo pone de espaldas para luego tomarlo de la cadera y ponerlo en cuatro. Toma de vuelta la cabeza de su pene, ya mojada, y apunta hacia el culo de mi padre. Este muy puto saca el culo ofreciéndole más, y se pone apoyando los codos en vez de las manos, quedando su ano muy expuesto.

Juan empieza a hacer presión, pero sin guiar su falo con sus manos, tomó de los costados a papá y empujó para adelante mientras que papá empujaba para atrás. La pija de repente entró de una y no tardó en llenar a mi padre que tenía una cara de transportado. Juan penetró profundo enterrando hasta que sus testículos chocaron entre sí. Empezó a bombear con una energía que cada casi hacía caer a mi padre que bufaba fuertemente. Juan gritaba obscenidades, le decía que le iba a hacer un hijo entre otras cosas. Papá tenía la cara contra el colchón y allí ahogaba sus gritos, Juan le pasaba sus manos por los hombros bajaba por su espalda y luego hasta su pija donde lo pajeaba. Luego de un rato Juan lo toma de los hombros y lo pone en posición vertical haciendo que este se sentase, subiendo y bajando en su pija, mientras le lamía el cuello, las orejas, luego la barbilla y luego un beso muy largo y caliente mientras lo pajeaba fuertemente. Este hecho me hizo poner a mil, y empecé a masturbarme creo que me corrí en 30 seg. Y en gran cantidad.

Cogieron como 20min seguidos yo tenía casi acalambrado el cuello por espiar en esta posición. Pero estaba totalmente caliente y no pensaba en nada.

Estando papá sobre sus codos, con la cara entre las sábanas notó que Juan lo penetraba más fuerte y a mayor ritmo cada vez. En cada bombeo hacía gritar a papá. Hasta que en un momento mete hasta el fondo su falo, se queda quieto y cierra los ojos gemía intensamente, estaba llenando de leche a mi padre que en ese momento levantó su cabeza y se masturbaba rápidamente.

Lo pude notar porque Juan bombeaba cortamente, pero teniendo toda su pija dentro de mi padre. Mi padre no tardó en acabar manchando el colchón, luego se incorpora y queda de espaldas a su amigo y se dan un profundo beso, para caer rendidos después, Juan encima de mi padre. Todavía tenía su pija adentro, mientras le preguntaba a mi padre si le había gustado. Papá asentía ya que estaba muy agitado y los dos sudaban intensamente. Después de 5 min. Juan se incorpora para sacar su pija ya semi erecta del recto de su "amigo" ese acto le hacía cosquillas a mi padre, según decía. Se levanta lentamente moviendo su cadera hacia arriba y al sacarla entera se volvió a escuchar ese sonido tan delicioso: el orto de papá era destapado. Se dirige a buscar sus pantalones, se levanta y lo que vi fue el culo de mi padre lleno de semen que salía desde su ano, en forma de un chorrito. La última escena que vi fue cuando Juan buscaba su slip, tenía un lindo culo y me volví a calentar viéndolo deambular desnudo por la habitación.

Ya vestido Juan iba a salir por lo que fui a esconderme en mi habitación y allí me quedé escuchando sus voces. Juan 10min después se fue. Papá se levantó a cambiar sus sábanas llenas de semen, a esconder toda evidencia. Antes de finalmente irse a dormir pasó por mi cuarto y abrió la puerta (yo me encontraba detrás). Pero al no ver a nadie allí se fue a dormir tranquilo. Eran la 6am. No podía dormir. Salí de mi cuarto y pasé por la habitación de papá, este dormía como siempre, como si nada, salí a fumar al patio, pero no dormí después.

Durante las semanas siguientes evité a papá siempre, no lo podía mirar sin recordar su cara de lujuria siendo penetrado por un tipo grandote, él siendo un hombre tan normal que gustaba de ver modelos semi desnudas en la tele, el fútbol, la pesca, etc. era también un puto experto de años para coger, su culo se tragó fácilmente semejante pija. Y la mamaba como la mejor puta. Mi padre creo que no notó mi incomodidad. Asumir que mi padre era bisexual al menos, me llevó varios meses. Debo decir que en ese momento experimenté una calentura nunca antes vivida aunque no me gustan los hombres.

Autor: Augusto