Masturbacion chicos. Fotos de sexo gay totalmente gratis. El mejor sexo gay lo podrás encontrar aquí. Miles de fotos y videos gay gratis

 

MAS FOTOS....? ENTRA

 

VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL DE SEXO GRATIS GAY

SEXO GAY VIDEOS GAY SEXO GAY SEXO GAY FOTOS GAY  

EL VESTUARIO DE LA PISCINA Yo estaba totalmente hipnotizado, él me inclinó un poco y tanteando con su pene en la entrada ensalivada de mi culo, me la clavó hasta el fondo, un grito ahogado salió de mi garganta

 

 

Hola amigos esto que les voy a contar me ocurrió hace tres años en los vestuarios de las piscinas esto me ocurrió con 18 años y ahora tengo 21.

Por aquel entonces yo no había tenido nunca experiencias gays pero la idea me excitaba muchísimo y me intrigaba poder conocer algo más sobre estas relaciones.

Pues bien yo solía ir la piscina municipal todos los martes y jueves, generalmente me cambiaba en los vestuarios individuales, pero después de un tiempo la curiosidad me llevó a los vestuarios colectivos para cambiarme allí, la verdad es que apenas había gente en estos vestuarios ya que yo solía ir a primera hora de la tarde.

Por lo general solo había uno o dos mas a los que sin querer me quedaba mirando a veces descaradamente, no podía evitarlo la curiosidad de los demás cuerpos me atraía y en cierto modo también me excitaba que a mí me mirasen, así que yo me desvestía y me quedaba todo el tiempo que podía desnudo totalmente, por si a los demás les apetecía mirarme, pero este tiempo no era muy largo por que irremediablemente sufría una gran erección que tenia que disimular.

Un martes lluvioso, como de costumbre fui a las piscinas, me metí en el vestuario y estaba vacío, cuando estaba de pie totalmente denudo entró un hombre de unos 28 años, estaba bien cuidado y se notaba que iba al gimnasio, se paró delante de mí y se me quedó mirando de arriba abajo, a mí eso me excitó muchísimo, luego se sentó a mi lado, pero justo a mi lado, ya que generalmente la gente, si hay sitio se pone más lejos, pero este hombre se colocó rozándome, me senté en el banco para ponerme el bañador y cuando me di cuenta el hombre ya se había desvestido entero dejándome ver su gran polla.

Rápidamente me subí el bañador porque mi polla estaba reaccionando demasiado de prisa, me dirigí hacia la piscina, pasando primero por la ducha y así bajar un poco mi erección, me metí al agua e hice unos largos, pero al llegar exhausto a uno de los lados de la piscina después de un largo, me encontré al hombre de la piscina, a mi me incomodaba pero a la vez me excitaba su presencia, pero no tenia fuerzas como para irme hasta el otro lado de la piscina.

El hombre por debajo del agua empezó a acariciarme la espalda, y un escalofrío recorrió mi cuerpo y mis pulsaciones en vez de bajar después del esfuerzo, comenzaron a subir de nuevo, no podía hacer nada, estaba como congelado, el hombre introdujo su mano por debajo de mi bañador y me acarició el culo, cada vez me lo apretaba un poco más, hasta que los apretones se convirtieron en pellizcos, mitad dolor mitad placer, yo intentaba disimular pero con la poca gente que había en la piscina, solo 4 marujas, nadie se percató de nada.

Su mano se dirigía ahora hacia mi pene no sé porque ni como saqué fuerzas necesarias para irme nadando hasta el otro lado de la piscina con una erección terrible, el hombre no me siguió y se quedó esperando en el otro lado, una vez que 50 metros de piscina olímpica nos separaban, eché de menos sus caricias, pero si volvía seria rebajarme mucho y además a veces tenia miedo, solo tenia 18 años y me podría dominar muy fácilmente si me dejaba llevar, así que decidí acabar la sesión de baño por ese día e irme hacia las duchas.

En las duchas me desnudé y cubrí con la cortinilla mi ducha, pero él no tardó en correrla para volver a verme desnudo, dijo, huy, perdone, pensé que estaba vacía, y dejando la cortinilla entreabierta se colocó él en la ducha de enfrente, también con la cortina medio abierta, no había nadie más en las duchas así que nos quedamos mirándonos el uno al otro y viendo como nuestras pollas empezaban a tomar tamaño, me dieron ganas de masturbarme allí mismo pero pensé que seria mejor y más tranquilo en casa, así que terminé de ducharme y me dirigí al vestuario, mi toalla disimulaba mi erección que no bajaba.

De pronto entró el hombre y cerró la puerta tras de si, a mitad de camino entre la puerta y mi cuerpo desnudo dejó caer su toalla para que yo le admirara, no se porqué, como si estuviese hipnotizado yo separé mi toalla para dejarle ver mi cuerpo, se acercó más a mi, se sentó a mi lado y con sus mano empezó a recorrer todo mi cuerpo yo estaba totalmente parado, no sabia que hacer, pero una de sus manos cogió mi polla y entonces reaccioné, como inconsciente una de mis manos se dirigió hacia su polla, los dos empezamos a masturbarnos, pero era muy arriesgado, en cualquier momento podía entrar alguien, así que él me susurró sus primeras palabras al oído " vamos a un vestuario privado?" yo dije que si, sin pensármelo así que cubriéndonos de nuevo con las toallas nos fuimos hasta el vestuario individual.

Allí nos volvimos a quitar las toallas quedando nuestros cuerpos desnudos muy cerca el uno del otro ya que el vestuario es muy pequeño, él se arrodilló frente a mi y me agarró la polla con sus fuertes manos se la metió en la boca lentamente y empezó a chapármela, la lamía lentamente recorriendo con la punta de su lengua cada parte de mi pene y en especial de mi glande, realizó varios círculos con su lengua alrededor de la corona del glande lo que hizo que mi erección aumentara todavía más, sentía que a polla me explotaría de un momento a otro.

En ese momento él sacó mi polla de su boca y siguiéndola con su lengua llegó hasta mis huevos, se los metió enteros a la boca, los succionaba de vez en cuando haciéndome sentir un gran placer, así siguió hacia abajo hasta llegar a mi culito, lo lamió de arriba hacia abajo repetidas veces, y mi agujerito reaccionó, sin saber como, abriéndose, entonces el hombre me introdujo su lengua en mi culo lo más que pudo, eso me excitó de sobremanera, seguidamente introdujo 2 dedos, que yo a pesar de ser virgen, casi ni notaba, así que me metió 4 dedos entonces empecé a sentirlos dentro de mi y recibí un gran placer en ese momento.

Él sacó sus dedos de mi culito y se puso en pie, miró mi cara atontada por tanto placer y me dio la vuelta, yo estaba totalmente hipnotizado, él me inclinó un poco y tanteando con su pene en la entrada ensalivada de mi culo, me la clavó hasta el fondo, un grito ahogado salió de mi garganta, no podíamos hacer ruido o el resto de la gente se percataría de lo que estaba sucediendo, así que aguantando recibí sus embestidas una y otra vez mientras me la clavaba él pellizcaba sin perdón mis pezones sabiendo que yo no podía gritar.

Cuando estuvo a punto de correrse me la sacó del culo enrojecido y me dijo que si lo quería en la boca, yo atontado todavía le dije que si, y comencé a chupársela como mis instintos me decían, ya que nunca antes la había chupado, después de un ratito, chupándosela y masturbándole rápidamente, él se corrió en mi boca, yo no quería tragarme su leche pero él sujetó mi cabeza contra su polla y me dijo que me lo tenia que tragar todo, en un principio el hombre me dio miedo pero luego accedí a comerme su semen que me pareció rico incluso.

Yo no me había corrido, pero estaba exhausto así que sentándome en la banqueta del vestuario el me la chupo como al principio hasta que me corrí en su boca, él recogió todo mi semen, pero no se lo tragó sino que se levantó y me lo introdujo a mí en la boca y me dijo, quiero que te tragues este también para que compares, gustoso e hipnotizado me lo tragué todo.

Nos volvimos a colocar las toallas y volvimos al vestuario colectivo que a estas horas ya empezaba a tener gente nos vestimos y sin hablar ni mirarnos nos vestimos pero al salir y ver que estaba lloviendo el me pregunto si quería que me llevase a casa y yo le respondí.

P.D.: Toda esta historia es totalmente real espero que les haya gustado.

Autor: Sudimabre