Parejasl gay. Fotos de sexo gay totalmente gratis. El mejor sexo gay lo podrás encontrar aquí. Miles de fotos y videos gay gratis

 

MAS FOTOS....? ENTRA

 

VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL DE SEXO GRATIS GAY

SEXO GAY VIDEOS GAY SEXO GAY SEXO GAY FOTOS GAY  

EL CUMPLEAÑOS DE GOLIAT Se sienta en mi verga tragándosela entera dando un quejido el cual apaga Javier metiéndole su verga por la boca. El muchacho comenzó a cabalgar mientras le chupaba la verga a mi amigo

 

 

Un sábado que estaba en mí casa, recibí un llamado de un amigo que no veía hacia un par de años, su nombre es Javier. Me invitaba a la celebración del cumpleaños de un amigo suyo, al que apodaban Goliat. No deseaba salir ese día pero, la curiosidad de conocer al famoso amigo de Javier me hizo decidirme a ir, por lo que quedamos de juntarnos en el centro con mi amigo.

Serian como las 11 de la noche cuando llegamos al departamento de Goliat. Tocamos a la puerta y nos salió a recibir un muchacho de unos 20 años, totalmente desnudo, con una gorra en la cabeza que decía "Goliat es mi amo". Mi amigo sonríe, mientras que yo me puse un poco nervioso. Al parecer Javier ya sabia de que se trataba la dichosa celebración. Nos saludó con un beso y nos hizo pasar.

Estando dentro pude ver que todos estaban desnudos. Otro muchacho de unos 25 años se nos acerca, también desnudo con la misma gorra y nos invita pasar a una habitación ubicada al lado del baño.

Cuando entramos había como 10 personas sacándose la ropa. El muchacho nos dice que debemos desvestirnos para poder pasar a saludar a Goliat, que esa era la forma en que debíamos presentarnos ante su amo. Javier no se hizo de rogar y enseguida comenzó a sacarse la ropa y por ende tuve también que hacerlo, bajo la atenta mirada de los demás que estaban en la habitación. Luego el muchacho dijo que fuéramos a saludar al festejado. Al entrar en la sala pude ver que había como 30 personas y todos desnudos, en el centro había un gran sillón como de los reyes. Solamente podía ver la cabeza del festejado que estaba sentado porque había una fila para saludarlo. Enseguida con mi amigo nos colocamos en ella.

Casi al llegar donde estaba Goliat, pude ver de qué se trataba de un hombre como de unos 30 años, muy alto como de unos 2 metros, bastante peludo y de un cuerpo de gimnasio. Tenía su verga en completa erección, la cual debía medir unos 23 centímetros y bastante gruesa. Cada invitado se acercaba y le daba un beso en la boca y luego una pequeña chupada en su falo. Mi amigo Javier que estaba delante de mí, le dio un tremendo beso mientras le agarraba la verga y luego le dio una chupada. Goliat me miró y preguntó ¿Quién eres?, Enseguida Javier le dijo que era su amigo y me dijo acércate. Completamente nervioso me acerqué, su olor a macho impregnaba el ambiente. Le besé en la boca y luego traté de chupar su verga, y solo pude rozar mis labios y saborear un poco de su excitación que ya se hacia evidente con tanta boca que la degustaba. Goliat me mira y me dice, ¡tienes cara de ser bueno para chupar!

Finalmente pasaron todos los invitados a saludar al agasajado. Pude darme cuenta que en las paredes había muchas bolsas con preservativos (condones), lo que me hizo pensar que esta seria una tremenda orgía. Todavía no terminaba de pensarlo cuando se me acerca un joven de unos 20 años, quien dijo llamarse Roberto y sin perder el tiempo agarro mi verga que por supuesto estaba erecta al igual que la de todos los asistentes. Inmediatamente se arrodilló y comenzó a lamerme el glande, y un poco preocupado giré mi cabeza para ver sin alguien nos observaba, pero pude darme cuenta que muchos ya estaban en lo mismo y los que no estaban ocupados se dedicaban a pajearse mirando a los demás.

Muy pronto se acerca mi amigo Javier y me besa, mientras Roberto continuaba mamando mi verga haciéndome gemir de placer. Finalmente dejé de besarme con Javier y le dije al muchacho que no siguiera que me haría acabar. Este se levanta y me da un beso y va donde otro muchacho que estaba en un sofá pajeándose y se arrodilla para mamarle la verga.

Con Javier nos abrazamos un rato admirando el ambiente en que estábamos sin decir una palabra. Todos se besaban, mamaban vergas, incluso vi un par de parejas culiando parados. Hasta que apareció uno de los muchachos de la gorra y dijo que debíamos ayudar. Acto seguido de una habitación comenzamos todos a sacar una serie de colchonetas y las tiramos en el suelo.

Goliat se levanta para decirnos algo. Ahí descubrí porque tenia ese apodo, era un gigante de mas de 2 metros con tremendas piernas y brazos muy fuertes, para que decirles, la tremenda tranca que ahora me parecía aún más grande.

Frank, así se llamaba en realidad el festejado, dijo finalmente: "esta celebración es para todos, disfrútenla de la mejor manera". Acto seguido dos muchachos se le acercan, y uno le comienza chupar la verga, mientras que el otro le comía ese tremendo culo. Esto dio finalmente la partida, porque uno por uno fueron tirándose en las colchonetas y comenzó la mamada más grande que haya visto nunca. Goliat fue el primero en tirar a uno de los muchachos que estaban con él y le comenzó a chupar la verga, luego vino otro y se la chupó a él. Finalmente todos nos fuimos sumando a la cadena, la que calculo era de unas 35 personas.

Yo se la chupaba a un rubio de 25 años con una verga como de 15 centímetros y con una cabeza muy grande y rosada. Mi amigo Javier me la mamaba a mí y a este un hombre de 40 años, llamado Adolfo, el de mayor edad. Estaríamos en esa posición un par de minutos hasta que Frank dijo: "a buscar con quien culear". No tuve necesidad de buscar porque enseguida Javier comenzó a besarme mientras me pajeaba, que tuvo que soltar porque otro muchacho le quitó la mano de mi verga y se la metió en la boca, para luego alternar entre la mía y la de mi amigo.

Luego de un rato el muchacho se levanta y trae un par de condones y me coloca uno y hace que me tire de espaldas en la colchoneta. Acto seguido se sienta en mi verga tragándosela entera de una vez dando un quejido el cual apaga Javier metiéndole su verga por la boca. El muchacho comenzó a cabalgar haciéndome gemir mientras le chupaba la verga a mi amigo. Pasaron un par de minutos cuando de pronto aparece un muchacho como de 20 años con un preservativo en su miembro y se lo ensarta a Javier sin avisarle. Este dio un tremendo grito, pero luego se dejó que le culearan mientras le mamaban le verga.

Era increíble para donde mirara, habían vergas de todos tamaños, pero en general eran normales entre 13 y 17 centímetros. Finalmente no pude soportar más mi excitación, ya sea por la presión que hacia el chico en mi pene con su esfínter como ver a los demás en diferentes posiciones y acabé gimiendo de placer mientras que el muchacho acababa también lanzando su semen en mi pecho. El muchacho se levantó de mi verga y se fue, dejándome tirado en la colchoneta mirando hacia arriba como el otro muchacho le metía y sacaba su verga a mi amigo de su culo.

No tuve que esperar mucho porque casi enseguida, le sacó la verga y se retiró el condón, comenzando a eyacular su semen en las nalgas de mi amigo, cayéndome una gran parte en mi cara, la cual recibí con mucho agrado. Luego me levanté y pude apreciar desde las alturas como todo el mundo culeaba sin ningún problema. Pude ver que Adolfo (el mayor de todos), estaba sentándose en la verga de Goliat, ayudado por los dos muchachos de la gorra. Los que estaban encargados de abrirle las piernas para que se pudiera tragar ese tremendo monstruo que poseía Frank (Por lo que me dijo después Javier, la medida exacta era de 25 centímetros). Javier se acerca a mí y me dice que Adolfo es uno de los esclavos de Goliat al igual que los otros dos muchachos que habíamos visto antes, pero que solamente él gozaba de los privilegios de ser penetrado por su amo, los demás solo se limitaban a atenderlo y de vez en cuando le chupaban la verga.

Terminó diciendo, te lo digo por si se te había ocurrido probarlo, enseguida le dije que no, lo único que le haría seria chupársela, pero ni loco enterrarme esa tremenda cosa que me podría partir en dos. Finalmente Adolfo se traga la verga de Goliat, dando un quejido, incluso pude ver que le asomaron un par de lagrimas. Comenzó lentamente a cabalgar sobre ese tremendo falo, bajo la tremenda admiración de todos los que le mirábamos. Sin darme cuenta nuevamente se levantó mí verga, la que aprovechó mi amigo Javier para arrodillarse y chuparla mientras yo seguía observando a la pareja principal.

Luego de un rato Javier me puso un condón y se situó delante de mí apoyando su culo en mi verga. No me hice de rogar y se la enterré de una sola vez, escuchándole gemir. Él sólito comenzó los movimientos hacia adelante y a hacia atrás dándome un tremendo placer. Luego le abracé y le tomé su verga comenzando a pajearlo, mientras él continuaba con su movimiento de caderas.

Finalmente Adolfo se levanta de la verga de Frank y los muchachos con las gorras le sacan el condón y comienzan a pajearlo, haciendo que acabe casi enseguida un río de semen. En mi vida había visto a un hombre lanzar tanto semen, el cual los chicos saborearon con gusto. Esto hizo que tomara con fuerza a Javier y le embestí como un loco rápidamente hasta que acabé dando gritos de placer mientras mi amigo también lo hacia lanzando su leche en la cara de un muchacho que estaba arrodillado esperando su leche.

Luego de eso sirvieron champaña para brindar por el festejado. Los encargados de hacerlo eran los de las gorras. Cuando se acercó uno para servirme vi que tenia una verga muy grande como de 21 centímetros y muy gorda, en total erección. Mientras me servia se la toqué y me sonrío, quedando en mi mano restos de su excitación. Pude notar que todos se la tocaban y él solo se limitaba a sonreírles. Al final terminamos todos tirados en las colchonetas, la mayoría ebrios. Con Javier nos cubrimos con unas frazadas que nos pasaron. Podía sentir los olores típicos de una noche de sexo. Todos tirados en el suelo durmiendo, por supuesto que algunos continuaron bajo las frazadas haciendo algo, y yo tampoco fui la excepción porque un chico me la chupó un rato y yo se la chupé a él hasta hacerlo acabar, tragándome su semen que la verdad estaba muy rica.

Por la mañana con Javier fuimos los primeros en vestirnos y retirarnos del mundo de sexo que nos había proporcionado Goliat.
Si les gustó mi relato les invito a escribirme a: gustavofigueroaa (arroba) hotmail.com o gustavofigueroa (arroba) uole.com

Autor: gustavofigueroa gustavofigueroaa (arroba) hotmail.com